Edición 275 Año 10; Chihuahua, Chih. México Fundador: Javier Salinas †, Gerente General: C.P. Irene Quintana

Los pobres, el principal motor de esta nueva empresa



Ha implantado el odio contra los ricos, pero no contra quienes se han llenado el bolsillo a costa del erario desde diciembre de 2018. No contra Bartlett, faltaba más, sino contra aquellos que, según definió él mismo, tienen más de un par de zapatos en el armario, situación a la que hay que considerar ahora como imperdonable. La pobreza de unos es consecuencia de la riqueza de otros.

La quiebra económica del país forma parte del manual. Hay que demoler hasta su último ladrillo la prosperidad nacional, para reconstruir una nueva normalidad, una donde ellos sean los únicos propietarios, los únicos patrones, los únicos dueños y señores del negocio. Eso sí, repetirán hasta el cansancio el discurso de la soberanía nacional como justificación al atraco.

No es que les interese mucho que Pemex o la CFE sean empresas de gran calado. Mucho menos les interesa que miles y miles sigan perdiendo su empleo en estos días de crisis. El interés está puesto realmente en sacar a todos los jugadores y acaparar todas las fichas. Por ello la cancelación contratos en la operación de gasoductos y en las nuevas inversiones en energías renovables. No hay nada que les cause mayor molestia que ver a otros haciendo negocios, así sean proyectos completamente legales y honrosos.

Los señalamientos de corrupción, sin presentar una mínima evidencia, sin iniciarse una sola línea de investigación, están a la orden del día. No hay duda de que muchos se han enriquecido en este país a base de negociaciones por debajo de la mesa. Pero hoy lo que está en riesgo no son esas fortunas mal habidas, ni tampoco la libertad de esos que se hicieron de una gran hacienda de forma deshonesta. Lo que está en riesgo es la libertad económica de todos y cada uno de los mexicanos. La posibilidad de que la brecha de desigualdad en México sea cada vez menor.

Continuarán expropiando todo lo expropiable, al fin que siempre habrá un Calderón o un Salinas de Gortari para culparle por todos los males actuales y venideros a perpetuidad. Arrasarán con todos los sectores que consideren exigibles como propiedad del Estado. Cooptarán así las instituciones de educación privadas. Ya iniciaron el laboratorio en Puebla y no tardarán en hacerlo de forma paulatina en el resto del territorio. Amén de la calidad educativa, a la que convertirán en adoctrinamiento marxista.

Secuestrarán la banca. Primero tomarán las afores, y luego irán por el resto de los servicios financieros. Es cierto, probablemente no habrá nuevos impuestos. Con los que hay es suficiente para recargarse aún más sobre la base de contribuyentes. Le aplicarán el IVA, el IEPS y el ISR a todo lo que ocupe un lugar en el espacio mexicano, incluidas las puertas y las ventanas como en tiempos de Antonio López de Santa Anna. Y sólo así se podrá entender cómo mantienen a raya la recaudación mientras aniquilan el desarrollo económico.

Y que decir del desarrollo inmobiliario. Hoy las fuerzas armadas de México se han convertido en constructora del gobierno. Una institución de alto prestigio como las hay pocas en este país, será la encargada de sacar adelante el capricho de construir la refinería de Dos Bocas en tres años y al costo que el primer mandatario ha instruido. Ni la terminarán en ese tiempo, ni mucho menos costará lo que se dijo, pero ya habrá pretextos suficientes para exonerar la ocurrencia.

Desde antes de iniciarse la crisis sanitaria, ya se advertía también la entrada del gobierno en el negocio de los fármacos. Les valió un cacahuate que niños con cáncer se quedaran sin medicamentos. Esa es la verdadera encomienda de Jorge Alcocer al frente de la Secretaría de Salud. Por eso no lo metieron a enfrentar la pandemia. Por eso, lo han sostenido a pesar de su indiscutible incompetencia médica.

La lamentable desaparición del Seguro Popular convino también a este mismo propósito. Y al final, los que la pagan son los que sobreviven a expensas de un pésimo sistema público. No pasa nada. Si los médicos, colocados también sobre el patíbulo, y señalados por enriquecerse a costa de la necesidad de otros, se quieren pasar de vivos y denunciar este tipo de injusticias, entonces cámbiese a los médicos, y tráigaseles de la hermana República de Cuba, que allá si los hay “generosos y solidarios con el pueblo”.

La división no termina con los galenos. Arquitectos, ingenieros, abogados, y cualquier clase de profesionista. Todos son una bola de mezquinos, y a todos hay que ponerlos en lado contrario de la balanza, por haber gozado de oportunidades de estudio mientras que a los demás se les conformaba con las migajas del nivel básico en los tiempos del neoliberalismo.

Ese es el nivel de confrontación con el que se pretende llegar al 2021, para convertir a los pobres en una barrera contra la oposición, y consolidar el régimen comunista que tanto añoran, por ello la generación de nuevos pobres se ha convertido en el principal motor de esta nueva empresa.

Publicado el día MARTES 26/Mayo/2020


    Beneficios Fiscales Beneficios Fiscales Beneficios Fiscales Beneficios Fiscales Beneficios Fiscales Beneficios Fiscales Beneficios Fiscales Beneficios Fiscales Beneficios Fiscales Beneficios Fiscales

    Curiosidades

    Empresarial

    Tecnología

    Deportes

    Espectáculos

    Inters

    Cartelera

    Local

    Nacional

    Internacional

MULTIMEDIA