Edición 247 Año 11; Chihuahua, Chih. México Fundador: Javier Salinas †, Gerente General: C.P. Irene Quintana

Hay aproximadamente seis aves por cada humano; ¿Cuántas quedan?

Un estudio de big data ha calculado el número de aves individuales que aún hay en el planeta. Incluye también las no voladoras, como los emús y los pingüinos

¿Hay más aves que humanos? La respuesta es, a día de hoy, sí. Por primera vez han hecho un cómputo global de individuos que no se centra en la especie humana. Han calculado el número de aves, voladoras o no, vivas en el planeta.

Hay aproximadamente seis aves por cada humano.
Y el resultado es que hay aproximadamente 50 mil millones de aves individuales en el mundo, según el nuevo estudio de big data liderado por el Dr. Corey Callaghan de la UNSW de Sydney. Es decir, hay aproximadamente seis aves por cada humano vivo.

estudio, ha basado sus hallazgos en observaciones de ciencia ciudadana y algoritmos detallados. La plataforma eBird es una de las más activas en el mundo en ciencia ciudadana sobre aves. La propuesta, vivas donde vivas, es que si ves alguna de las aves que describen lo comuniques en esta plataforma internacional. Así se han registrado casi mil millones de avistamientos de aves en todo el mundo que han servido para el estudio.

No sólo las han contado globalmente, también han estimado cuántas de ellas pertenecen a las 9700 especies diferentes que existen, incluidas aves no voladoras como emús y pingüinos.

Entre las sorpresas de la investigación han encontrado que aves australianas icónicas se cuentan por millones, como el loro arcoíris (19 millones), la cacatúa de cresta de azufre (10 millones) y el Kookaburra (3,4 millones).

Sin embargo, hay otras aves nativas, como el raro Buttonquail de pecho negro, del que apenas quedan 100 individuos.

Los hallazgos se publican esta semana en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias .

«Este es el primer esfuerzo integral para hacer un cálculo global de otras especies que no sean la nuestra».
«Los seres humanos hemos dedicado mucho esfuerzo a contar a los miembros de nuestra propia especie, los 7.800 millones de personas», dice el profesor asociado Will Cornwell , ecólogo de UNSW Science y coautor principal del estudio. «Este es el primer esfuerzo integral para hacer un cálculo global de otras especies que no sean la nuestra».

El equipo de investigación alcanzó sus cifras reuniendo casi mil millones de avistamientos de aves registrados en eBird , una base de datos en línea de observaciones de aves. Usando estos datos, y estudios de casos detallados cuando estaban disponibles, desarrollaron un algoritmo para estimar la población mundial real de cada especie de ave.

Este cálculo tuvo en cuenta la «detectabilidad» de cada especie, es decir, la probabilidad de que una persona haya detectado esta ave y enviado el avistamiento a eBird.

La detectabilidad puede incluir factores como su tamaño, color, si vuelan en bandadas y si viven cerca de las ciudades.

El conjunto de datos del estudio incluye registros de casi todas las especies de aves (92 por ciento) actualmente vivas. Sin embargo, los investigadores dicen que es poco probable que el 8 por ciento restante, que se excluyó por ser tan raro que carecíamos de datos disponibles, tenga un gran impacto en la estimación general.

EL CLUB DE LOS MIL MILLONES
Solo cuatro especies de aves pertenecían a lo que los investigadores llaman «el club de los mil millones»: especies con una población mundial estimada de más de mil millones. El gorrión común (1.600 millones) encabeza este grupo exclusivo, que también incluye al estornino europeo (1.300 millones), la gaviota de pico anillado (1.200 millones) y la golondrina común (1.100 millones).

«Fue sorprendente que solo unas pocas especies dominen el número total de aves individuales en el mundo», dice el Dr. Callaghan, y se pregunta: «¿Qué tienen esas especies, evolutivamente, que las ha hecho tan exitosas?».

Alrededor del 12 por ciento de las especies de aves incluidas en el estudio tienen una población mundial estimada de menos de 5000 individuos
Aunque algunas poblaciones de aves están prosperando, muchas otras parecen mucho más debilitadas: alrededor del 12 por ciento de las especies de aves incluidas en el estudio tienen una población mundial estimada de menos de 5000 individuos. Entre ellas se incluyen especies como el charrán crestado chino, el pájaro matorral ruidoso y el riel invisible.

«Podremos saber cómo les está yendo a estas especies repitiendo el estudio en cinco o 10 años», dice el profesor Cornwell. «Si su población disminuyera, podría ser una verdadera alarma para la salud de nuestro ecosistema».

UN ESFUERZO GLOBAL
El estudio fue posible con la ayuda de más de 600.000 ciudadanos que contribuyeron con sus avistamientos al conjunto de datos de eBird entre 2010 y 2019.

El Laboratorio de Ornitología de Cornell, que administra el sitio de eBird, ha hecho que los datos estén disponibles gratuitamente.

«Las grandes bases de datos de ciencia ciudadana global como eBird están revolucionando nuestra capacidad para estudiar macroecología», dice Cornwell. «Este tipo de datos simplemente no estaba disponible hace una década».

Si bien el equipo de investigación confía en sus estimaciones, reconoce que cierto grado de incertidumbre es inevitable cuando se trabaja con grandes conjuntos de datos como este.

Por ejemplo, es más probable que las personas que documentan los avistamientos busquen especies raras, o una especie puede ser tan rara que simplemente no hay suficientes datos.

«Es inevitable un rango de incertidumbre al hacer estimaciones a nivel global», dice el profesor Shinichi Nakagawa , ecólogo y estadístico de UNSW Science y coautor principal del artículo.

«Nuestros hallazgos, aunque aproximados en algunas áreas, representan los mejores datos disponibles que tenemos actualmente para muchas especies».

Se agregan continuamente nuevos datos a eBird tanto de registros pasados ​​como de avistamientos actuales. El equipo de investigación planea repetir su análisis a medida que haya más datos disponibles.

«Necesitaremos repetir y perfeccionar este esfuerzo para controlar realmente la biodiversidad, especialmente a medida que los cambios causados ​​por el hombre en el mundo continúan y se intensifican», dice el Dr. Callaghan.

«Por lo general, puede encontrar un pájaro o dos para identificar y observar en cualquier lugar al que vaya, en cualquier momento del día, en cualquier parte del mundo».

Las personas interesadas en participar en el proyecto pueden crear una cuenta de observación de aves en eBird y Cornwell dice que no es necesario ser un experto en aves para comenzar.

«Un gran punto de partida es aprender un puñado de aves que vienen a su área local, como el lorito arcoíris, la cacatúa de cresta de azufre y el ibis blanco australiano», dice. «Puede ser tan sencillo avisar si ves alguno por la ventana mientras tomas tu café por la mañana».

Publicado el día LUNES 31/Mayo/2021


    Beneficios Fiscales Beneficios Fiscales Beneficios Fiscales Beneficios Fiscales Beneficios Fiscales Beneficios Fiscales Beneficios Fiscales Beneficios Fiscales Beneficios Fiscales Beneficios Fiscales

    Curiosidades

    Empresarial

    Tecnología

    Deportes

    Espectáculos

    Inters

    Cartelera

    Local

    Nacional

    Internacional

MULTIMEDIA