Edición 372 Año 11; Chihuahua, Chih. México Fundador: Javier Salinas †, Gerente General: C.P. Irene Quintana

La increíble historia del pato que habla

Una grabación muestra cómo un pato de Australia es capaz de imitar las palabras de los humanos. Y la frase que reproduce significa ¡Maldito idiota!

La extraordinaria historia de Ripper, el pato australiano que «habla», comienza con un huevo huérfano. Ripper fue incubado por una gallina, y cuando eclosionó el huevo del que nació, paso a manos humanas. Criado en cautividad, Ripper aprendió a imitar palabras humanas. Hasta ahora, la historia de Ripper no parecía más una anécdota, sin embargo, un equipo de científicos ha realizado un minucioso estudio sobre las vocalizaciones del pato, y, desde este momento, los patos forman parte de la lista de animales que pueden imitar sonidos propios de los humanos.



La revista Philosophical Transactions of the Royal Society of London ha publicado un artículo que incluye a los patos en la lista de animales que pueden imitar a los humanos, tras descubrir a uno de estos animales diciendo «You bloody fool (Tú, maldito idiota)» en una reserva de aves australiana

En 1987, un investigador en Australia grabó un pato almizclero macho llamado Ripper produciendo una vocalización que sonaba mucho como «Maldito tonto», junto con sonidos que se asemejaban a un portazo y un suave murmullo.

Un segundo pato en la región se registró en 2000 imitando la llamada de un pato negro del Pacífico. Ambas grabaciones sobrevivieron, pero nunca se analizaron en detalle, y la mayoría de los registros adjuntos fueron destruidos en un incendio forestal que arrasó la Reserva Natural de Tidbinbilla en 2003.

Ahora retirado, ese investigador original, Peter J. Fullagar, se ha asociado con Carel ten Cate, bióloga de la Universidad de Leiden en los Países Bajos, para realizar el primer análisis en profundidad de esas grabaciones. Ese análisis confirmó que las vocalizaciones distintivas de Ripper son de hecho una forma de mimetismo, probablemente el primer ejemplo documentado de manera exhaustiva de que los patos almizcleros son capaces de imitar sonidos, entre ellos, el habla humana. Los investigadores describieron sus hallazgos en un nuevo artículo publicado en la revista Philosophical Transactions of the Royal Society B, que forma parte de un número especial sobre el aprendizaje vocal en animales y humanos.

El aprendizaje de la producción vocal es fundamental para el desarrollo del habla y el lenguaje humanos, pero solo ha habido un puñado de informes confirmados de esto en especies animales, sobre todo ballenas, delfines, murciélagos, elefantes, pájaros cantores, loros y colibríes.

EL PATO CRIADO POR HUMANOS
Los machos son tan agresivos que los patos almizcleros rara vez se crían en cautiverio, pero Ripper fue una excepción. Nació de un huevo en septiembre de 1983 en la reserva natural de Tidbinbilla al suroeste de Canberra. Una gallina adoptiva realizaba tareas de crianza para el huevo, pero después de la eclosión, Ripper fue criado y alimentado por humanos en forma aislada.

Cuando tenía unas pocas semanas de edad, Ripper fue trasladado a un pequeño estanque con otras aves acuáticas criadas en cautiverio y luego lo mantuvieron en un pequeño corral oculto a la vista del público por arbustos. Según los autores, esta pluma se dividió en dos espacios, conectados por agujeros debajo del nivel del agua. Dos patos hembras de otra reserva podían pasar por los agujeros, pero Ripper no. Las hembras estaban en el espacio contiguo cuando Ripper produjo sus legendarias vocalizaciones.

Fullagar grabó a Ripper con una grabadora de casetes Sony Walkman Professional y un micrófono Sennheiser MKH 816 el 19 y 26 de julio de 1987, cuando el pato almizclero tenía 4 años. Las vocalizaciones incluían un sonido de portazo ( whuk whuk whuk ) que imitaba la apertura y el cierre de una puerta de resorte de doble guillotina cerca de donde se mantuvo a Ripper durante las primeras semanas después de la eclosión. A veces, el sonido de un portazo era seguido por un suave murmullo que sonaba como un discurso pero sin palabras discernibles. La vocalización más interesante sonaba como si Ripper estuviera diciendo: «¡Maldito tonto!»,

Las grabaciones se conservaron en la Colección Nacional de Vida Silvestre de Australia, pero los investigadores pasaron desapercibidas durante décadas hasta que Ten Cate se enteró de ellas. «Cuando lo leí al principio pensé: ‘Es un engaño, no puede ser verdad'», dijo Ten Cate a The Guardian . «Pero resultó ser cierto».

Publicado el día LUNES 27/Septiembre/2021


    Beneficios Fiscales Beneficios Fiscales Beneficios Fiscales Beneficios Fiscales Beneficios Fiscales Beneficios Fiscales Beneficios Fiscales Beneficios Fiscales Beneficios Fiscales Beneficios Fiscales

    Curiosidades

    Empresarial

    Tecnología

    Deportes

    Espectáculos

    Inters

    Cartelera

    Local

    Nacional

    Internacional

MULTIMEDIA