Edición 135 Año 14; Chihuahua, Chih. México Fundador: Javier Salinas †, Gerente General: C.P. Irene Quintana

Pingüinos duermen miles de veces al día pero sólo durante unos segundos cada vez

En la naturaleza, los pingüinos barbijo que anidan duermen más de 11 horas al día, pero no todas de una vez pero solo durante unos 4 segundos a la vez, que sumados responden a sus necesidades diarias de sueño mientras vigilan sus nidos

La frase dormir con un ojo abierto y otro cerrado podría tener una aplicación para los pinguïnos barbijos, llamados así por la línea que aparece bajo su pico que parece una barba.

El sueño parece ser omnipresente en todo el reino animal. Típicamente caracterizado por la inmovilidad y la pérdida relativa de la capacidad de sentir y responder al entorno circundante, el sueño puede hacer que los animales sean vulnerables a la depredación. En los humanos, la falta de sueño puede llevar a quedarse dormido involuntariamente, a la interrupción de la vigilia durante segundos al cerrar los ojos y a la actividad cerebral relacionada con el sueño.

Estos microsueños pueden ser peligrosos, por ejemplo si se producen durante la conducción. Sin embargo, no está claro si son lo suficientemente largos como para proporcionar las mismas funciones restauradoras que se sabe que proporcionan los períodos de sueño más largos. Si los microsueños cumplen acumulativamente las funciones del sueño, podrían proporcionar una estrategia de adaptación para algunas especies en circunstancias ecológicas que requieren una vigilancia constante. Paul-Antoine Libourel y sus colegas estudiaron el comportamiento del sueño en una colonia de pingüinos barbijo (Pygoscelis antarcticus) en la Antártida.

Mientras anida, a menudo se requiere que uno de los progenitores proteja el nido frente a las aves depredadoras y los pingüinos intrusos, mientras su pareja se ausenta para alimentarse durante varios días seguidos. Los períodos prolongados de sueño pondrían en riesgo sus nidos y su descendencia. Utilizando la monitorización remota de electroencefalograma (EEG) y otros sensores no invasivos para registrar el comportamiento de sueño en los pingüinos que deambulan y anidan libremente, así como grabaciones de vídeo continuo y observaciones directas, Libourel y su equipo pudieron identificar peculiares patrones en el sueño del pingüino.

Descubrieron que las aves no dormían durante periodos prolongados. Sin embargo, se observó que se dormían con frecuencia, acumulando más de 11 horas de sueño al día durante más de 10.000 microsueños de una duración promedio de solo 4 segundos. Según los autores, los hallazgos sugieren que, dado el éxito reproductivo de estos pingüinos, los beneficios del sueño pueden acumularse gradualmente y los microsueños observados pueden satisfacer al menos algunos de los beneficios de los episodios de sueño de mayor duración.

«Los datos ofrecidos por Libourel podrían ser uno de los ejemplos más extremos de la naturaleza incremental por la cual se pueden acumular los beneficios del sueño», escriben Christian Harding y Vladyslav Vyazovskiy en un artículo de Perspective relacionado. «Si bien la duración de la sesión de sueño es sensible a muchas variables y difiere ampliamente entre las especies, los microsueños de segundos de duración de los pingüinos barbijo son marcadamente breves».

Publicado el día DOMINGO 0//0000


    Beneficios Fiscales Beneficios Fiscales Beneficios Fiscales Beneficios Fiscales Beneficios Fiscales Beneficios Fiscales Beneficios Fiscales Beneficios Fiscales Beneficios Fiscales Beneficios Fiscales

    Curiosidades

    Empresarial

    Tecnología

    Deportes

    Espectáculos

    Inters

    Cartelera

    Local

    Nacional

    Internacional

MULTIMEDIA